Bienvenid@ a mi blog literario

Un blog creado para los amantes de la literatura. En él encontrarás artículos sobre webs donde descargar ebooks de forma gratuita, reseñas sobre libros actuales que merece la pena leer, post con información útil para escritores noveles que quieren publicar y todo lo que te gustaría saber sobre GABRIEL, EL TIPO DEL ABRIGO GRIS y SOFÍA, novelas que componen la trilogía INGER: puntos de venta, reseñas y recomendaciones, presentaciones en ciudades españolas, entrevistas…    Si ves que falta algo, no dudes en preguntarme  🙂 

Estas son las tres novelas de la Trilogía Inger, ordenadas por proximidad en el tiempo. Sofía incluye prólogo-resumen de autora de las dos primeras partes para que puedas comprarla de forma individual:

SOFÍA (Trilogía Inger. Parte 3) ¿Qué pasaría si tu única defensa contra un tribunal fuera una verdad que nadie creería?

Vanesa Paredes González. Editorial SG. 2021

ISBN: 9788418519079

WEB VENTA SOFÍA

También tienes Sofía en Amazon (papel y digital) y casi todas las librerías españolas.

EL TIPO DEL ABRIGO GRIS (Trilogía Inger. Parte 2). Solo uno de los dos sobrevivirá.

Vanesa Paredes González. Editorial Círculo Rojo. 2019.

ISBN: 978-84-1338-518-1

EL TIPO DEL ABRIGO GRIS PAPEL AMAZON

GABRIEL (Trilogía Inger. Parte 1) ¿Qué harías si apareciese el amor de tu vida cuando ya estás muerto?

Vanesa Paredes González. Editorial Acen. 2018.

ISBN: 978-84-949167-9-3.

Puedes comprar Gabriel en formato papel todas las librerías de España, en la web de Amazon y en la Casa del libro. 

GABRIEL PAPEL AMAZON

Si prefieres en formato digital (ebook) puedes adquirirlo en la webs de Casa del Libro, FNAC o en la plataforma TAGUS.

También puedes contactar directamente conmigo:

  • Para comprar tu ejemplar DE «El tipo del abrigo gris» o de «Sofía» DEDICADO  (Gabriel tiene agotadas las dos ediciones en papel excepto en Amazon).
  • Para solicitarme una revisión de tu manuscrito (desde abril de 2019 estoy ayudando a autores noveles y consagrados a pulir sus textos realizando correcciones literarias, tanto ortotipográficas como de estilo, con excelentes valoraciones por su parte).
  • Para hacerme llegar tus comentarios, dudas o sugerencias:

Contacta conmigo

Espero que mi blog sea de tu agrado.

TRILOGÍA INGER

 

¿Te arriesgarías a que tu bebé no comience a respirar nada más de nacer?

Sí, esto sigue siendo un blog literario. Te cuento de qué va esto y por qu´é es tan importante.

Si lees habitualmente mi contenido o has decidido poner tu manuscrito en mis manos, me habrás escuchado hablar de la Era de la inmediatez en la que vivimos. Yo la suelo resumir en una frase: Lo quiero todo y lo quiero ya. Sí, señoras y señores, en la época actual de la inmediatez todo son pantallas, diversión, poco pensar y recibir todo ya hecho. Esto también se extrapola a la literatura, lo que significa más de lo mismo: lo quiero todo y lo quiero ya. 

¿Has pensado lo poco que le gusta al lector actual la literatura decimonónica con largas descripciones, mucha narración reflexiva y muy poca acción y giros en la trama? Esto se debe a la Era de la inmediatez en la que estamos inmersos. El lector actual necesita acción, descripciones breves y el mayor número posible de giros argumentales. Si no, se aburre y, por consiguiente, abandona la la lectura, porque «lo quiere todo y lo quiere ya». ¿Deseas que abandone tu libro por aburrimiento? Es decir, ¿querrías que tu retoño literario respire mucho después de haber nacido? La respuesta es evidente. 

Pero ¿cómo se traslada esto a la literatura? Te lo diré con absoluta claridad: Atrae al lector cuanto antes. Estupendo si es en el primer capítulo, aún mejor si es en el primer párrafo y excelente si es en la primera frase. Después, mantén su atención y su interés de forma constante, con descripciones breves y las estrictamente necesarias, con pocos párrafos de reflexión o pensamiento no muy extensos y varios giros argumentales a lo largo de la trama o, al menos, puntos de tensión estratégicamente situados. Esto no es fácil, pero es lo que exige el lector actual en general (como en todo, hay excepciones) lo que significa que tu bebé/ retoño literario respire cuanto antes y no deje de hacerlo a lo largo de toda su vida (de todo el libro/novela). 

No me extenderé más por hoy, solo recordarte que llevo tres años y medio corrigiendo manuscritos de autores literarios noveles y consagrados, y no hay ninguno que no me recomiende. La semana pasada una autora me dijo, literalmente, a través de Whats App «Obras maravillas. Eres un pozo de sabiduría». Respondí: «Es lo que tiene haber escrito cuatro novelas y publicado tres. Estoy en ambos lados de la narrativa contemporánea». Si quieres contar con mi ayuda, pedir presupuesto o aclarar dudas ( hago muestra gratuita de corrección de las primeras páginas) contacta a través del formulario: 

¿Tienes dudas acerca de cómo escribir los diálogos?

En este post te indico de manera breve y clara la ortotipografía y el estilo que debes utilizar en los diálogos de tu manuscrito.

 

Los diálogos en novelas, relatos y cuentos siempre se introducen en el texto un punto de sangría más a la derecha que el resto del párrafo. Se escriben justo detrás de un guion largo (no corto o de enumeración) sin espacio entre él y la primera palabra del diálogo y se puntúan siempre detrás del guion, no delante. Si es necesario introducir acotaciones, la puntuación va con su frase correspondiente. Te pongo un ejemplo para que puedas visualizar cómo debería quedar (la primera frase corresponde a un pensamiento interno del protagonista) y la segunda ya es el diálogo:

Otros días estoy cansado y resacoso, y le pondría un sobresaliente a cualquiera con tal de que cerrara el pico y me dejara en paz.

–Tiene gracia. –Mike sacude la cabeza–. Yo creía que acabarías siendo escritor, como tu padre. La asignatura de Lengua siempre se te dio bien.

(Fragmento de El hombre de Tiza. C.J. Tudor)

Los diálogos precisan naturalidad. Nadie habla como escribe (ni viceversa) lo que quiere decir que, casi siempre, debe haber una clara diferencia entre la voz del narrador y los diálogos. Con ese «casi siempre» me refiero a la mayoría de las veces, ya que si el narrador es en primera persona (coincide con el protagonista) y se da el caso de que es una persona poco cultivada, muy joven o algo soez, esa diferencia quedaría mucho más difuminada. Véase como ejemplo de ello el narrador archiconocido de El guardían entre el centeno.

En este sentido, es importante conocer el idiolecto de cada personaje, ya que su modo de expresarse le confiere una personalidad propia y diferenciada que siempre debemos buscar como autores.

Los diálogos siempre deben aportar algo de información y hacer avanzar la trama; nunca deben introducirse como relleno. Los diálogos aportan dinamismo al manuscrito, pero con ello no es suficiente, siempre tienen que darnos información útil, ya sea de lo que está sucediendo, o del propio personaje en sí.

Te he prometido un post breve ( estamos de veranito) y lo he cumplido. Espero que también haya sido claro (estaré encantada de resolverte dudas). Recuerda que corrijo manuscritos de otros autores literarios con satisfacción plena de todos y cada uno de ellos. Garantizo resultados y que tu manuscrito, en mis manos, se convertirá en su mejor versión. Puedes mandarme mensaje para consultar o incluso pedirme nombres de mis autores y ellos te contarán lo que necesites. Mis precios son altamente competitivos, te lo aseguro.

Mañana arranca la Feria del Libro de Madrid, el evento literario más esperado del año.

Si eres amante de la LITERATURA, del 27 de mayo al 12 de junio tienes una cita ineludible: la 81º Feria del Libro de Madrid en el Parque del Retiro.

 

Este año, por primera vez en toda su historia (sí, ya era hora) la dirección está a cargo de una mujer, Eva Orúe. Enhorabuena.

Te esperan casi 400 casetas en horario de mañana y tarde; los fines de semana también (tienes hasta las 21:30 si vas un sábado o domingo). 

Sí, lo sé, esa información está en todas partes (era solo para que sepas lo fundamental) Ya vamos a lo más interesante: los autores que deseas conocer en persona para llevarte su libro firmado. Te dejo ordenados por fecha los escritores que, seguramente, esperas poder ver por fin este año en la Feria del Libro de Madrid: 

Viernes 27 de mayo:

  • Santiago Posteguillo: de 18 a 20 h. Espacio de firmas Pino ( entrega de200 tickets por orden de llegada).
  • Rosa Montero: de 19 a 21 h. Caseta 52 Enclave de Libros.

Sábado 28 de mayo:

  • Blue Jeans: a las 12 h. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.
  • Juan Gómez Jurado: de 18 a 20 h. Espacio de firmas Pino ( entrega de 150 entradas por orden de llegada).
  • Ian Gibson: de 19 a 21 h. Caseta 226 Visor Poesía.
  • Defreds: de 18 a 21h. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.

Domingo 29 de mayo:

  • María Dueñas: de 10 a 14 h. Caseta 216 Hipercor.
  • Lorenzo Silva: a las 12. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.
  • Fernando Aramburu: de 12 a 14 h. Caseta 110

Jueves 2 de junio:

  • Manuel Jabois: de 19 a 21 h. Caseta 225 Librería Visor.

Sábado 4 de junio:

  • Elvira Lindo: de 12 a 14 h. Caseta 201 Diógenes.
  • Alice Kellen: de 12 a 15 h. Espacio de firmas BOJ.
  • Javier Castillo: de 18 a 20 h. Espacio de firmas Pino. ( entrega de 200 tickets por orden de llegada).

Domingo 5 de junio:

  • Eloy Moreno: de 12 a 14 h. Caseta 87 Punto y coma librería.
  • Juan José Millás y Juan Luis Arsuaga: de 19 a 21 h. Caseta 180 Librería Rafael Alberti.

Viernes 10 de junio:

  • Antonio Muñoz Molina: de 19 a 21 h. Caseta 90 La fábrica.
  • Mercedes Cebrián: de 19 a 21 h. Caseta 180 Librería Rafael Alberti.
  • Ana Merino: de 19 a 21 h. Caseta 226.
  • Paul Pen: a las 20 h. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.

Sábado 11 de junio:

  • Nieves Concostrina: de 12 a 14 h. Caseta 174 Librería Letras.
  • Ángel Martín: de 18 a 21 h. Espacio de firmas Magnolio.
  • Albert Espinosa: de 20 a 20:30 h ( sí, corre que se va rápido) Casetas 88 y 89 Casa del Libro.

Domingo 12 de junio:

  • Curro Cañete: a las 12 h. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.
  • Gerónimo Stilton: a las 18 h. Casetas 88 y 89 Casa del Libro.

Angélica Morales: poesía que desgarra el alma por los cuatro costados.

Imagen: JAIME BALDRIDGE


Habito el hielo.

Estoy bajo el peso del plomo en la memoria.
Sé decir amor y Dios mío dame fuerzas.
Hago pis con las piernas cerradas,
sobre la espalda de la noche
o el muro de alguna iglesia en férrea destrucción.
Digo silencio
y cae un ángel dormido.
Sé coser la herida de una ventana.
Abro el pecho y mi jaula se cierra para capturar
al amante de las nieves
y a esa paloma que se prostituye
dentro del sol de mi cuaderno.
Sé que soy a ratos una sombra luminosa,
mujer pequeña y bárbara
en un verso que ya fue.
Tengo dolor de mundo
y amordazo mi sangre a la espina de una maleta.
Digo
madre y Troya se yergue sobre mi piel.
Hay un vacío de manchas familiares y lluvia de verano.
Hay un ronco caminar en mis poemas.
Sé que estoy viva dentro de mi propia muerte,
que respiro rosas geométricas
y
trocitos de cementerio animal.
Soy dueña de una herida itinerante,
de una infancia senil que me escupe los danones.

Si quieres leer más poemas de esta autora intimista y mordaz entra en Cuenta de Instagram de Angélica Morales

¿Qué hay que tener en cuenta para escribir una buena novela?

Debido a la ingente cantidad de libros que se publican todos los meses, he considerado conveniente publicar un post-resumen sobre los aspectos principales a tener en cuenta para escribir un buen libro de ficción.

 

Una novela es un conjunto complejo de mecanismos, engranajes y elementos que deben funcionar y encajar a la perfección para lograr un buen resultado final. A nadie se le pasaría por la cabeza pensar que se puede sacar a la venta, por ejemplo, un aspirador, sin haber pasado las revisiones y garantías pertinentes. Pero ¿qué sucede cuando se trata de un libro? ¿Todo vale? ¿No se supone que un libro es cultura? ¿No pagan los lectores por él? Los lectores merecen calidad y un producto final por el que haya valido la pena pagar.

En un libro de ficción hay que tener en cuenta:

  • La estructura global y las diferentes «escenas« a incluir. Todo debe encajar, al menos, en la última página y cada uno de los escenarios y acciones que acontecen en el libro deberían tener sentido, aportar algo importante y desarrollarse de forma creíble.

  • Los personajes deben ser tanto o más importantes que la trama. Deben ser verosímiles, evolucionar en cierto modo a lo largo del libro, expresarse según su condición, mentalidad, valores y vivencias. Deben aportarle algo al lector y, lo que es más difícil, deben ser capaces de despertar en él distintos tipos de emociones reales, ya sea identificación, enemistad, comprensión o cualquier otro sentimiento humano.

  • Hay que cuidar los tiempos utilizados y saber manejarlos. De nada sirve hacer constantes saltos entre el presente y el futuro si ello implica que el lector se pierda. Los saltos temporales en la narración siempre deben tener un motivo y, por supuesto, no provocar un caos mental. En mis años de experiencia como correctora he observado que, a menudo (supongo que fruto de la improvisación) se comete el fallo de introducir continuos saltos temporales sin un motivo justificado porvocando que se pierda constantemente el hilo por parte de quien lo lee.

  • Lo mismo sucede en el caso del narrador. Hay que tener claro de antemano qué tipo narrador vamos a utilizar y por qué. Si elegimos un protagonista que cuenta su historia en primera persona, habrá que ser conscientes de que hay cosas que, si no ha visto o vivido, no puede saberlas y, por tanto, no puede contarlas. He recibido algunos manuscritos con cambios constantes de narrador al antojo de lo que necesita el autor en cada momento de la trama. Con esto no quiero decir que no sea aceptable un cambio de narrador, ni mucho menos utilizar diferentes narradores o la técnica del caleidoscopio ( yo misma la he utilizado en la trilogía Inger), digo que tiene que entenderse el cambio de narrador y responder a un motivo razonable y, sobre todo, que el texto resultante sea comprensible para el lector.

  • Con respecto a la gramática, una redacción clara y sencilla, sencilla no significa necesariamente simple, sino más bien comprensible, es clave para enganchar al lector. La mayoría de las veces, ni se pide ayuda de lectores beta para mejorar el texto ni se contrata un corrector profesional, lo que implica que acaben en el mercado multitud de libros publicados con demasiadas erratas y, sobre todo, numerosos errores ortográficos y gramaticales ( no hablo de alguno que se haya pasado, todos somos humanos, hablo de un libro lleno de ellos). ¿Se pueden llamar cultura? Me permito dudarlo seriamente. ¿Se debe pedir dinero por ellos? Si respetas a tu lector, deberías pensar en esto antes de vender tu libro.

  • En referencia a los diálogos, fundamentales en cualquier novela para aportar dinamismo y naturalidad, deben ser lo más cercanos posible al lenguaje hablado de cada uno de los personajes y, por supuesto, aportar características importantes de los mismos y contenido a la historia. Los diálogos sobre cuestiones banales que no tienen que ver con ninguna de estas dos razones, es decir, como relleno que no aporta nada a la trama, tampoco lo hacen al libro.

  • Seguramente habrás leído que un buen libro es aquel que te hace reflexionar, que te deja una enseñanza, que, de algún modo, te remueve por dentro. La ficción se permite serlo precisamente por ello, porque se sirve de «supuestos ficticios» para atraer al lector y, con ello, poder provocar un cambio interno, despertar emociones en él y serle útil de algún modo. Si el libro no consigue nada de esto, de poco ha valido el trabajo realizado por el autor.

  • Además de todo esto, la capacidad de transmitir a través de la palabra escrita debe estar presente en cualquier libro de ficción. Un escritor debe saber, no solo escribir correctamente desde los puntos de vista ortográfico y gramatical, sino transmitir ideas y describir lugares y personas de un modo único, original y especial. Si esto no ocurre en un libro de literatura, su autor no puede denominarse «autor literario».

Por todos estos motivos, y alguno más, hay que tener en cuenta que ni todo vale, ni cualquiera que se ponga frente a un ordenador durante un tiempo e imprima el resultado se puede denominar autor literario. El lector merece un texto de calidad y para ello, es fundamental tomarse el trabajo muy en serio, dedicarle mucho tiempo, modificar todo lo que sea necesario en beneficio de la obra y contar con ayuda de lectores beta y de un corrector profesional.

Si estás de acuerdo en esto y respetas mucho a tus lectores ( y la editorial con la que vas a publicar no ofrece servicios de corrección profesional, claro) puedes contactar conmigo a través del siguiente formulario. Todo autor que ha trabajado conmigo me recomienda y, aquellos que han vuelto a escribir, repiten colaboración. Te garantizo que tu libro saldrá a la venta siendo su mejor versión. Realizo muestras gratuitas de correccción.

Cómo conseguir reseñas de tu libro en redes sociales.

Si eres un autor autopublicado o novel, seguramente te estás preguntando cómo conseguir reseñas de tu libro (reseñas positivas claro) en las redes sociales para darle visibilidad. Hoy te muestro cómo hacerlo del mejor modo (aquello de «positivas» dependerá de la calidad de tu texto).

En primer lugar el libro tiene que estar bien escrito. Muchos de los autores autopublicados no se gastan dinero en un corrector profesional (ya hemos hablado de esto en otros post, si no tienes un producto de calidad, olvídate de ventas en condiciones) de modo que el libro se publica con erratas, faltas de ortografía o fallos básicos de estilo que se podrían haber resuelto con un corrector profesional. Si tu libro no tiene calidad, te estás exponiendo a una mala reseña, por tanto, lo primero que tienes que hacer es estar seguro de que tu libro es lo suficientemente bueno; y no porque lo digas tú o porque lo opine tu abuela que tanto te quiere. Deberías haber contado con al menos cinco lectores beta o lectores cero (preferiblemente no muy cercanos a ti, es decir, familia directa) que hayan valorado el libro antes de lanzarte a publicarlo y, después de eso, por supuesto, con un corrector profesional.

Dicho esto, vamos a ver lo que hacer y lo que no para conseguir que reseñen tu libro:

Lo segundo que debes hacer es buscar las redes sociales que más te convienen. En mis tres años de experiencia como autora creo que las que ofrecen más visibilidad en estos momentos son Tik Tok, Instagram y YouTube. Yo no utilizo Tik Tok porque me parece que es una red más dedicada a la diversión, es decir, a los vídeos que hacen reír o pasar un buen rato, por tanto, no la recomiendo especialmente para mostrar literatura. Instagram, por su parte, tiene una comunidad llamada Bookstagram muy interesante que lee y reseña libros de todo tipo con un alcance importante. En el caso de YouTube, encontrarás el equivalente en los Booktubers. Como sabes, esta red social está centrada en la producción de vídeos y puede ser muy interesante para dar a conocer tu libro siempre que selecciones bien el booktuber al que te diriges, pues hay bastantes que hacen vídeos demasiado extensos, lo cual lleva, a menudo, al abandono de quién lo está viendo y eso no te interesa.

En tercer lugar, tómate tiempo para buscar y analizar las cuentas o canales que más te convienen. Céntrate en las cuentas dedicadas a libros pertenecientes a tu mismo género literario. No tiene ningún sentido proponer una colaboración a una cuenta con muchísimos seguidores que te llame la atención llamada «Románticas empedernidas» si tu libro es un thriller o una novela negra: ni es su estilo, ni le gusta, ni va a aceptar la colaboración.

En este punto me gustaría destacar algo muy importante: no te fijes solamente en el número de seguidores, no es tan relevante como crees. Las cuentas que tienen muchísimos seguidores (estamos hablando de 11.000, de 20.000 de 40.000…) tienen ya compromisos y acuerdos con grandes editoriales (que normalmente no cobran, ojo) por tanto, su volumen de trabajo es muy elevado y es muy difícil que vayan a aceptar tu libro. Sin embargo, una cuenta con 1.500 seguidores o 2.200, por poner un ejemplo, que suela publicar reseñas acordes con el género literario de tu libro será súper interesante, siempre que tenga un buen engagement (eso quiere decir número de likes y, especialmente, número de comentarios a proporción del número de seguidores) porque lo que te interesa a ti, al fin y al cabo, es la visibilidad de tu libro y que lo recomiende y es mucho más lógico que, si se trata de una cuenta que adora los libros románticos y el tuyo lo es, tengas una reseña positiva.

En cuarto lugar, no exijas. NO EXIJAS, NO EXIJAS y NO EXIJAS; especialmente si eres un autor novel o autopublicado. Deberías saber que quienes reseñan libros no cobran nada por hacerlo (y los que tienen bastantes seguidores reciben peticiones casi a diario). Dedican mucho tiempo y esfuerzo en dar a conocer la cultura de forma altruista; por tanto, lo peor que puedes hacer es exigir nada. Ni plazos, ni condiciones, ni muchísimo menos un mínimo de estrellas: las estrellas que merezca tu libro las decide la persona en quien has confiado para que lo reseñe. Si no tienes claro esto, quizá te lleves más de una sorpresa desagradable.

En quinto lugar, dirígete a esa persona con educación y respeto. El hecho de que hayas escrito un libro o vayas a regalarlo no te coloca por encima de nadie; por tanto, escribe, ya sea un correo, un Messenger o un mensaje directo, a la persona que hayas elegido, después de haber visto su perfil o su canal antes de proponerle la colaboración. Si tienes alguna petición, que no exigencia, deberías comentarla antes de enviar tu libro. Ten en cuenta que un libro en formato físico o papel será aceptado antes que un libro en digital, ya que el digital cuesta más barato y además supone un esfuerzo para la vista que mucha gente no quiere o no puede realizar; al fin y al cabo, tú solo le estás regalando un libro (que no sabes si le agradará de verdad) y costeando el envío a cambio de que te ayude con la visibilidad y venta del mismo, ni siquiera est´á cobrando por ello (la inmensa mayoría no lo hace).

Por ultimo, cuando la reseña y la foto o video estén publicados, deberás ser muy respetuoso con su opinión. Ten en cuenta que es una opinión subjetiva de esa persona. Te diré que, en tres años como escritora y con numerosas colaboraciones, nunca me he encontrado una reseña de mis libros que haya sido despectiva. Tanto la comunidad booktuber como la bookstagram son enormemente respetuosas y siempre que encuentran algún “pero” en un libro, lo señalan del mejor modo posible y siempre desde el respeto por el autor y por su trabajo. Por tanto, lo lógico es que tú respondas del mismo modo. Si hay alguna parte de tu libro que no le ha gustado por cualquier motivo, no tienes por qué exigir explicaciones o mostrarte molesto porque le has regalado el libro y no ha dicho que es maravilloso.

Ahora te toca trabajar y esforzarte por lograr reseñadores en este inmenso mar de libros que se publica diariamente. Como en todo lo demás, tendrás que dedicar tiempo y esfuerzo para obtener buenos resultados.

Sofía (trilogía Inger). Primeros capítulos:

NOTA MUY IMPORTANTE DE LA AUTORA: Esta novela forma parte de la trilogía Inger. Es la tercera y última parte. Puesto que hay dos libros que la anteceden, he querido hacer un Prólogo especial a modo de resumen de ambas, para que puedas comprar y entender este libro sin necesidad de adquirir o haber leído los dos anteriores.

(Quienes habéis leído Gabriel y El tipo del abrigo gris sabéis que se alternan capítulos de los dos protagonistas. En este caso, pondré el primer capítulo por ser de Gabriel y el tercero, por ser el primero de Sofía. Se entiende completo aunque falte el segundo capítulo).

PRÓLOGO DE LA AUTORA

Gabriel, un joven estudiante de Historia del Arte, sufre un accidente de tráfico que le deja en coma. Tras el siniestro, Gabriel experimenta una extraña vida espiritual separado de su cuerpo, en la que aprende a canalizar su energía y a teletransportarse.

Durante su existencia espiritual, Gabriel conoce a Sofía, una joven estudiante con un don especial para ver y oír espíritus: la única persona capaz de comunicarse con él. Su necesidad mutua despierta en ellos la chispa del amor, una chispa que crece hasta convertirse en llama viva.

Mihai Ivanov, un capo de la mafia moldava en estado de coma tras recibir un disparo de bala en un ajuste de cuentas, se cruza en el camino de Gabriel mientras ambos mantienen una existencia espiritual. Después de que Ivanov le arrebate parte de su energía a Gabriel para evitar desaparecer de este mundo, el joven rumano se ve obligado a actuar del mismo modo para lograr recuperar también su cuerpo. Ambos lo consiguen.

Sin embargo, Ivanov no está dispuesto a dejar pasar semejante afrenta de Gabriel y decide quitarle lo que más quiere, a Sofía.

Tras secuestrar a la joven, el capo moldavo llama a Gabriel para exigir un rescate. El trato es sencillo: una elevada cantidad de dinero a cambio de mantener a la chica con vida.

Gabriel retira el dinero del banco y se presenta al intercambio, pero Ivanov acude a la cita sin Sofía. La situación se complica y el secuestrador termina con un disparo de bala atravesándole la barbilla.

                                        Octubre de 2018:

Un transeúnte ha encontrado el cuerpo sin vida de Mihai Ivanov. La policía rumana descarta el suicidio del capo moldavo y detiene a Gabriel para interrogarle. Nuestro protagonista se enfrenta a una acusación de homicidio de la que solo podrá escapar si revela una verdad que nadie creería.

Capítulo 1.      Visita a la comisaría.

Dos agentes de la policía de Predeal esperaban frente al umbral de mi puerta. Me acababan de invitar amablemente a la comisaría para “hacerme unas preguntas”. Uno de ellos era el agente que había investigado la desaparición de Sofía. Llevaba puestas sus habituales gafas negras de pasta y también su mirada desafiante. Le acompañaba un “David” de Donatello de rostro afinado y elegante y cabello algo ondulado, bastante más corto que el de la magnífica escultura renacentista. Deseaba con toda mi alma que “esas preguntas” que necesitaban hacerme no tuvieran nada que ver con mi último encuentro con Mihai Ivanov; el encuentro que terminó con un disparo de bala atravesándole la barbilla al tipo que había secuestrado a mi novia para chantajearme. Desde entonces, Ivanov aparecía de forma recurrente en mis pesadillas tendido en el suelo y rodeado de un enorme charco de sangre.

Los agentes me concedieron permiso para calzarme las zapatillas deportivas y ponerme una cazadora. En previsión de los acontecimientos, cogí mi documento de identidad y mi teléfono móvil, tras comprobar que la batería estaba cargada.

El agente de gafas negras abrió la puerta trasera del vehículo policial, colocó su mano sobre mi cabeza y me introdujo en la parte trasera del coche. Sabía que me interesaba colaborar y mantenerme callado, sin embargo, antes de terminar de abrocharme el cinturón de seguridad, mi paciencia ya había llegado al límite.

—Me gustaría saber, si no es molestia, cuál es la cuestión sobre la que necesitan hablar conmigo…

—Te lo diremos cuando hayamos llegado. –Respondió tajante “mi viejo amigo”, mientras se colocaba unas enormes gafas de sol para conducir.

Lo último que necesitaba era aumentar su aversión hacia mi persona, de modo que decidí guardar silencio hasta que me hicieran alguna pregunta. Tras secar el inoportuno sudor de las manos en mis pantalones, miré por la ventanilla trasera como si no estuviera preocupado por lo evidente.

Los agentes también mantuvieron silencio durante el trayecto, permitiéndome unos minutos para pensar. No debía admitir mi presencia en la escena del crimen, a menos que tuvieran pruebas contundentes al respecto. Tampoco reconocería la segunda visita que hice al lugar donde yacía muerto Ivanov, a no ser que los policías ya contaran con esa información. Dada la situación, lo más conveniente era conocer lo que ellos sabían, antes de perjudicarme de forma irreversible.

A las doce y cuatro minutos del trece de octubre de dos mil dieciocho entraba por la puerta de la comisaría de policía de Predeal cargado de incertidumbre, temor y ansiedad.

–Espera aquí un momento –dijo el agente de gafas, mientras señalaba uno de los asientos de la sala de espera.

Otra vez aquí. Pensé. Otra vez se cumplen mis pesadillas, y otra vez el maldito Ivanov es el protagonista indiscutible de ellas.

–Ya puedes pasar –explicó el policía, tras salir de la misma sala donde meses atrás confesé que les había mentido acerca del secuestro de Sofía.

La sala permanecía exactamente igual que la recordaba, con una mesa de madera llena de papeles y tres sillas negras a su alrededor. Sin embargo, en el cartel de la pared con las fotografías de los individuos más buscados por la policía internacional, el rostro de Ivanov había desaparecido.

–Ivanov ya no está en ese cartel –aseguró con perspicacia mi viejo conocido, al percatarse de que centraba mi atención en aquella “orla de la vergüenza”.

Opté por no responder, al sentirme incapaz de determinar si la frase tenía alguna intención oculta.

–Siéntate, por favor. –Solicitó cortésmente el policía de gafas, haciendo lo propio en la silla situada a mi derecha.

Un par de segundos después, entraba en el despacho otro agente que jamás había visto. A diferencia de sus compañeros, vestía ropa de calle, lucía un cabello rubio casi rapado y unos inquietantes ojos redondos difíciles de esquivar. Era una especie de teniente terrorífico que bien podría haber sido pintado por Van Gogh durante su última etapa artística.

–Soy el agente Daniel Balan, encargado del caso del asesinato de Mihai Ivanov –aseguró mientras alargaba su mano para estrechar la mía.

No lo jures. Pensé con diversión[1].

–Gabriel Jercan –me limité a decir, apretando la mano del agente con determinación.

–Buenos días –saludó también el policía de mi derecha.

Daniel Balan tomó asiento frente a nosotros, escudriñándome con la mirada de un modo realmente incómodo.

–Supongo que mis compañeros te habrán dicho que necesitamos que contestes a algunas preguntas.

–Sí –respondí escueto.

–Puedes solicitar la asistencia de un abogado antes de que comencemos con las preguntas –explicó.

–Gracias –contesté–. Me gustaría saber la cuestión sobre la que vamos a conversar –añadí para no levantar sospechas.

–Se trata de la muerte de Mihai Ivanov, no sé si sabrás algo al respecto –dijo con perspicacia.

Tras escuchar sus palabras, intenté dilucidar si solicitar un abogado no resultaría incriminatorio. Siempre había pensado que, si se necesita la asistencia de un letrado para hablar con la policía es porque, seguramente, se tiene algo que ocultar. Fue entonces cuando la vida me enseñó que, juzgar a alguien por la tesitura en la que se encuentre en un momento determinado, puede ser tremendamente injusto. Por otro lado, desechar la ayuda legal que me estaban ofreciendo podría ser un error que pagase demasiado caro.

–Mi padre es abogado… –aseguré en un intento de virar la situación a mi favor, además de ganar tiempo para tomar una decisión definitiva.

–¿Quieres que llamemos a tu padre? –Preguntó el agente inquietante con el tono de voz más amistoso del que fue capaz.

Quizá mencionar a mi padre había sido un fallo. No quería aparentar justo lo que la mayoría de la gente solía pensar de mí: que era un niño rico, un hijo de papá, mimado y malcriado que cree que en la vida todo se soluciona con dinero, incluidos los percances donde hay un arma de fuego de por medio.

–Lo he dicho porque ha mencionado la palabra abogado –especifiqué sin demasiada audacia–. No creo que necesite un abogado para hablar con ustedes, a no ser que se me acuse de algo –añadí convencido de obtener la información que me estaba matando por dentro.

–Solo queremos hacerte unas preguntas sobre un suceso –respondió el agente Balan con sagacidad.

–Sobre la muerte del tipo que secuestró a mi novia, por lo que ha dicho antes.

–Sí, sobre ese asunto. ¿Sabes algo? –Insistió el “jefe del batallón”.

Contestar que no, sin conocer la información de la que ellos disponían, era demasiado arriesgado; decir que sí, tampoco parecía mejor opción.

–Ni siquiera sabía que hubiera muerto –aseguré presa del pánico–. Pero no creo que eso sea un problema para nadie –añadí poco acertado.

–Para nosotros sí lo es –contestó el agente encargado de la investigación del caso–. Si hay un muerto, puede que haya un asesino, ¿no crees?

–No sé a dónde quiere llegar, pero creo que lo más conveniente será llamar a un abogado, pero no a mi padre, por favor.

Me encontraba en un aprieto. Solo y ansioso. Me sentía incapaz de contestar adecuadamente a la preguntas de la policía sin comprometerme; de modo que decidí contar con ayuda legal.

–Puedes llamar a quien consideres –dijo el agente de mi derecha–. Estamos hablando de un crimen, contar con apoyo legal es tu derecho.

En ese momento esbocé, sin quererlo, una leve sonrisa: había pasado por mi mente la idea de que, en casos similares al mío, donde se investiga un asesinato y hay que interrogar al principal sospechoso, que los policías se vean obligados a repartirse los papeles de “agente bueno” y “agente malo” no es tan propio de las películas como había pensado hasta entonces. El agente de las gafas de pasta, que se había comportado de un modo muy distinto conmigo durante la investigación de la desaparición de Sofía, de repente era comprensivo y amable.

El teniente inquisidor le miró con ojos de “muy pocos amigos”, como si le estuviera diciendo: “pero ¿tú qué haces? Imbécil. Tenemos que sacarle información, ¿y le aseguras que le conviene llamar a un abogado?”

–Llamaré a otro abogado que conozco –afirmé–. Espero que no tarde mucho en llegar, porque trabaja aquí en Predeal. Lo único es que, al ser sábado, puede que no esté en casa.

–Muy bien, como quieras –dijo el agente Balan–. Puedes salir a llamarle y luego nos dices si va a venir y cuánto piensa tardar.

Me levanté de la silla procurando ocultar mi nerviosismo y busqué entre los contactos de mi teléfono a Joan, uno de los compañeros de mi padre. No estaba muy convencido de las ventajas de pedir ayuda a un abogado del despacho de mi padre, dada la situación a la que me enfrentaba, incluido el cargo de homicidio; pero no conocía a ningún otro abogado de confianza y tampoco quería enojar a los agentes por obligarlos a esperar más de lo estrictamente necesario.

Sonaron tres tonos y, al cuarto, Joan respondió a mi llamada:

–Dime, Gabriel, ¿qué pasa?

–No estoy seguro. La policía ha venido a mi casa. No te asustes –añadí en un vano intento de tranquilizarle, incapaz de mantener mi propia calma–. Me quieren hacer unas preguntas y dicen que es conveniente que cuente con la asistencia de un abogado. Por eso he pensado en ti, si te viene bien venir a la comisaría ahora, claro.

–No te preocupes, estoy en casa. Te refieres a la de Predeal, ¿verdad?

–Sí –me limité a decir.

–Vale, tranquilo –insistió–. Tardo quince minutos en llegar. Cuando llegue me lo cuentas todo. No te asustes.

Como buen abogado y, hasta dónde yo conocía, buena persona, trató de sosegarme, en lugar de atosigarme a preguntas peliagudas por teléfono.

–No se lo digas a mi padre. –Rogué asustado.

–No te preocupes, está con unos clientes importantes hoy, seguro que tardará bastante. Secreto profesional, ¿recuerdas? –Añadió en tono amistoso para quitarle hierro al asunto.

–Muchas gracias, Joan –agradecí sinceramente.

Tras informar a los agentes sobre la llegada de mi abogado y amigo, dediqué la espera a pensar acerca de la conveniencia de contarle toda la verdad a Joan. La atractiva idea de teletransportarme a los montes Bucegi pasó por mi mente en más de una ocasión, pero la deseché en favor de la cordura, y de la estrecha vigilancia a la que me estaba sometiendo el policía que me había recomendado contar con asesoramiento legal durante el interrogatorio.

A los dieciséis minutos exactos de haberle llamado, Joan hacía aparición por la puerta de la comisaría de Predeal. Su aspecto tierno y confiable no había desmejorado con el paso de los años, pocos más de cuarenta según mis tambaleantes cálculos. Su cuidado pelo ocre apenas lucía canas y su mirada color castaño reflejaba una conciencia tranquila, a pesar de su trabajo. Venía vestido con un traje tan aburrido como gris y portaba el maletín de piel marrón que siempre le acompañaba. Aquella imagen, lejos de hacerme sentir aliviado por la puntualidad y el apoyo de un experto en Derecho Penal, me arrojó sobre el charco de la realidad en la que me encontraba: mi pesadilla judicial comenzaba en esos momentos.

–Hola, Gabriel –me saludó mientras estrechaba con decisión mi mano derecha con la suya.

–Hola, Joan, gracias por venir tan rápido.

El recién convertido en “poli bueno” se acercó a nosotros de inmediato.

–Hola, buenos días, soy el agente Jorge Funar –aseguró alargando su mano hacia Joan.

–Buenos días, soy el letrado de Gabriel –respondió Joan con amabilidad, mientras estrechaba su mano.

–Tenemos una sala allí, donde podrá hablar con su cliente si lo necesita –explicó Jorge señalando el despacho de la izquierda.

–Se lo agradecemos mucho –contestó Joan.

–Cuando hayan terminado pueden avisarnos. Mi compañero y yo estaremos esperando en el otro despacho.

–Muchas gracias –repitió mi abogado.

Entramos en una sala sobria y triste, con una mesa gris de aglomerado y un par de sillas de plástico negras. Me recordó al “Guitarrista ciego” de Picasso. Esta debe ser la sala para los desgraciados de los acusados. Pensé. No necesitan madera, que agradezcan que les ponemos sillas.

–Toma asiento, Gabriel –indicó amablemente Joan.

–Gracias –contesté mientras me sentaba.

–Tienes que saber que puedes, mejor dicho, debes, contarme toda la verdad –afirmó con convicción–. Estoy aquí para ayudarte, exclusivamente para ayudarte. No voy a juzgar lo que hayas hecho, eso se lo dejamos al juez, pero debes saber que si me ocultas algo que ellos sepan o descubran más adelante, quedarás como un mentiroso y tu credibilidad no se podrá recuperar. Tengo que saber cada uno de los detalles para poder ayudarte, esto quizá suene muy mal, pero siempre hay trucos legales para sortear a la justicia. Ese, desgraciada o agraciadamente, es mi trabajo. Mi trabajo es defender a mi cliente ante la justicia y estoy seguro de que no habrás hecho nada de lo que tengas que arrepentirte.

–Muchas gracias –agradecí mientras abrazaba a Joan. Con sus palabras me estaba demostrando que confiaba en mí y que me conocía lo suficiente como para saber que yo no era un asesino.

–Quieren preguntarme acerca del asesinato de Ivanov, el capo de la mafia moldaba que secuestró a Sofia –expliqué.

–¿Asesinato? ¿Hubo algún asesinato?

–No, creo que no. Pero no estoy seguro. Verás, el arma se disparó mientras forcejeábamos.

–A ver… empecemos por el principio. ¿Qué hacías tú forcejeando con ese Ivanov? Mejor dicho, ¿qué hacías tú con Mihai Ivanov?

–Como te he dicho, él secuestró a Sofía, pero ella logró escaparse.

Contar toda la verdad no pasaba, por supuesto, por reconocer que Jorge –el espíritu de mi mejor amigo en vida, que había quedado atrapado en este mundo como penitencia por haber conducido borracho y acabado con la vida de nuestra amiga Cristina y con la suya propia– había sido el que realmente logró liberarla. Todos esos pormenores sobraban. Nadie me tomaría en serio si empezaba a hablar de espíritus y de poderes sobrenaturales.

–Había quedado conmigo para pedirme dinero a cambio de liberarla –continué–. Yo aún no sabía que Sofía había conseguido escaparse del edificio donde la tenía secuestrada. Y, por lo visto, Ivanov tampoco, porque encargó a otro tío que la trasladase a Hungría y, cuando ella se escapó, estaba custodiada por ese otro secuestrador. La policía le pisaba los talones a Ivanov y pensó que trasladándola a otro país y encargando a otro su custodia, él tendría mayor libertad de movimientos y más margen para extorsionarme. Lo que realmente le importaba era sacarme dinero.

–Cuéntame qué pasó exactamente. Cómo contactó contigo y dónde y cuándo quedasteis.

–Me llamó para pedirme treinta mil euros, que saqué de la cuenta de mis padres. No me digas cómo consiguió mi teléfono, no lo sé.

–Entonces te había llamado antes para pedirte el dinero, ¿no?

–Sí, el martes, creo que el veintiuno de agosto, me llamó por primera vez al móvil. No llegué a tiempo al banco, así que aplazamos la entrega para el día veintidós. Me pidió los treinta mil euros, que tuve que conseguir falsificando la firma de mis padres –añadí cabizbajo.

–Eso no importa ahora –contestó Joan–. Había secuestrado a tu novia y querías salvarle la vida, cualquiera, en tu lugar, habría hecho lo mismo. Continúa, por favor.

Se había percatado de lo poco que me agradaba haber tenido que robar el dinero de mi propia familia, y continuaba siendo totalmente comprensivo conmigo.

–En el primer encuentro para el intercambio se presentó sin Sofía.

–¿Dónde y cuándo fue?

–Detrás de la iglesia de Sfantul Nicolae, el veintidós de agosto. Le di todo el dinero, pero había venido solo. Sofía ni siquiera estaba con él. Eran más o menos las seis y veinte de la tarde.

–¿Luego te volvió a llamar?

–Al descubrir que me había engañado, me volví loco. El muy… dijo que Sofía estaba en el coche, que la esperase allí, pero Sofía nunca apareció, porque no estaba en el coche, claro. Tuve que volver a casa con el corazón cargado de odio –aseguré mientras me arrepentía al instante del escaso acierto de mis palabras.

–Es lógico –afirmó Joan–. Pero tienes que tener cuidado con ese tipo de declaraciones cuando estés delante del juez, podrían perjudicarte, y mucho. Nadie es tan absurdo como para pensar que en esos momentos no odiabas a Ivanov profundamente, pero deja que cada uno decida por sí mismo lo que pensar.

–Lo comprendo.

–¿Cuándo volvió a llamarte? Te llamaba siempre a tu teléfono móvil, ¿no?

–No, la segunda vez me llamó al teléfono fijo de mi casa. Como te he dicho, la policía le seguía la pista. Bueno, y yo vine el mismo día por la tarde a la comisaría para decirles que Ivanov me estaba chantajeando. Les conté nuestro encuentro, tal y como había pasado. Tenía mucho miedo de que matara a Sofía. Les confesé que me había pedido dinero y que se lo había llevado sin avisarles porque me había amenazado con matarla si se lo contaba a la policía. Se había llevado la pasta y no había traído a Sofía. No era momento de hacerme el héroe.

–Continúa, por favor.

–El día veintitrés de agosto me llamó al fijo de mi casa para pedirme otros mil euros más y decirme que esta vez sí iba a traer a Sofía. No sé cómo, pero sabía que había hablado con la policía, por eso me llamó al fijo, supongo que porque pensó que me habrían intervenido el móvil, y aseguró que mataría a Sofía si avisaba otra vez a la policía. Le creí, porque me dijo que estaba decidido a marcharse del país, que sólo le importaba mi dinero, y que no le gustaba estar vigilado por la policía y, mucho menos, necesitaba cargar con una niñata o matarla para crearse más problemas. Quería terminar con el asunto y deshacerse de todos los problemas. Al menos, eso es lo que dijo.

–Pero te engañó de nuevo –intervino Joan al ver mi cara de decepción.

–Bueno, no del todo. Vino sin Sofía, pero es que ella ya se había escapado de la casa donde la tenían retenida en Hungría. No sé si él sabía eso, pero supongo que sí.

–Y, ¿por qué le diste el dinero, entonces? Bueno, perdona, vayamos por pasos. ¿Dónde y cuándo te citó por segunda vez?

–El veinticuatro de agosto a las diez de la mañana en el refugio Spirlea de Brasov, donde hay un pequeño iglú rojo. No llegué a darle el dinero porque vino sin Sofía y me negué a hacerlo. Yo llevaba a mi perro Azor conmigo.

–¿Qué pasó exactamente?

–Azor se lanzó sobre su pierna para morderle, al ver que nos había engañado y que me amenazaba con un arma, porque yo le dije que no le daría nada hasta que trajera a Sofía. No estaba dispuesto a caer otra vez en su trampa. El perro le atacó porque temía por mi vida.

–¿Por qué sacó el arma? ¿Sabrías decirme qué arma era?

–Era una pistola. No puedo decir exactamente cuál, pero supongo que la que encontraron al lado del cuerpo de Ivanov. Sacó el arma porque me negué a darle el dinero sin ver antes a Sofía.

–¿Qué pasó?

–Al ver al perro en peligro por intentar salvarme la vida, me abalancé sobre Ivanov para quitarle el arma de las manos, pero disparó a Azor y le mató. Volví a intentar quitarle el arma de nuevo… y ya no sé qué pasó después. Como ya sabes, mis años de entrenamiento de judo hacen que domine la técnica del combate.

–Eso no puedes decirlo en el juicio, pero, bueno, ya lo averiguará la fiscalía.

–Forcejeé con Ivanov para quitarle el arma y se disparó. Se atravesó la barbilla con una bala y cayó al suelo, muerto. Él no la soltó de su mano en ningún momento, supongo que eso es importante –añadí con resignación.

–Mucho –aseguró Joan–. Estamos hablando claramente de defensa propia para salvar la vida frente a un tío armado. No creo que, dados sus antecedentes y la inexistencia de los tuyos, nadie vaya a pensar que el arma la disparaste tú por venganza. Pero no es tan fácil como parece, si no contaste con la policía después de haberles explicado lo que sucedía, e Ivanov presentaba un disparo en la barbilla, es muy poco probable que el juez crea que se lo hizo él solo, porque colocar el arma en esa posición durante un forcejeo es bastante complicado.

Capítulo 3.      Preocupaciones.

El trece de octubre salía de la ducha cuando recibí una llamada de Gabriel. Solía llamarme los sábados sobre esa hora, por lo que supuse, erróneamente, que me llamaba para comprobar si me encontraba bien y preguntarme si íbamos a poder quedar esa tarde.

–Sofía, soy Gabriel.

–Ya lo sé –respondí sin entender porqué comenzaba así una conversación entre nosotros.

–Tengo que contarte algo importante. Prométeme que me vas a escuchar hasta que termine y que no te vas a preocupar demasiado por lo que te cuente.

–¿Cómo quieres que prometa algo que aún no sé? –pregunté preocupada. Odio que me digan: “Te voy a contar algo, pero no te preocupes” ¿Acaso tus palabras no incitan precisamente a ello? Es absurdo decir algo así y pretender que la otra persona no comience a imaginar todo tipo de malas noticias.

–Bueno, solo quiero que me dejes explicarte todo lo que tengo que explicar, ¿de acuerdo?

El tono excesivamente serio de Gabriel hizo que saltaran en mí todas las alarmas. Si en algo era experto mi novio era en “quitarle hierro” a las cosas y en “reírse hasta de su propia sombra”; definitivamente, Gabriel estaba muy preocupado.

–Dime, te escucho. –Aseguré comprensiva.

–Esta mañana ha venido la policía a mi casa.

Guardé silencio.

–Me han dicho que necesitaban hacerme unas preguntas sobre Ivanov. Como te dije, en nuestro último encuentro resultó herido mortalmente; y, como te prometí, quiero que sepas toda la verdad por mi boca.

–Te escucho. –Repetí.

–Creen que yo pude tener algo que ver con su muerte. He sido sincero: he dicho que mató a Azor, que forcejeamos y que el arma se disparó. No creo que yo llegara a tocarla en ningún momento, pero no estoy completamente seguro de eso, así que no lo he dicho. Joan, bueno, he avisado a un abogado del despacho de mi padre antes de declarar, me han dicho que tenía derecho a la asistencia de un letrado para responder a sus preguntas. Joan dice que está muy claro que fue en defensa propia, pero ellos…

–¿Ellos qué? –pregunté asustada, incumpliendo mi promesa.

–Dicen que, tratándose de él, descartan el suicidio, que los hechos no están claros y que tendré que declarar ante un juez.

Las lágrimas se me saltaron involuntariamente, y Gabriel se percató de ello desde el otro lado de la línea.

–¿Estás llorando? –preguntó afligido.

–Eso del juez suena un poco… fuerte.

–No te preocupes. Es un trámite por el que tengo que pasar. Joan dice que está bastante claro quién es cada uno y que, por supuesto, yo no soy ningún asesino –expresó con convicción.

–Lo sé, cielo, yo lo sé –insistí–. Pero el juez no, y quizá los informes periciales no sean tan claros como deberían; no sé si me explico.

–Sí, claro que te explicas. No han querido decirme si encontraron mis huellas en el arma de Ivanov, y eso puede ser un problema importante –reconoció–. Y yo no recuerdo bien si llegué a tocarla. Sofía, no recuerdo bien lo que pasó, estaba en shock por la muerte de Azor.

–Tú no eres ningún asesino, él sí. Disparó a Azor sin piedad y te amenazó con matarte. Cualquiera en tu lugar hubiese intentado quitarle el arma, cualquiera que fuese, al menos, la mitad de valiente que tú –aseguré–. Solo defendiste tu vida, eso está claro, cielo.

–Gracias, Sofía, gracias por ser siempre tan comprensiva.

–Gabriel, ese tío me secuestró para sacarte dinero, me drogó, me ató las manos, me dejó sola en una casa perdida del mundo, apenas se preocupó de llevarme agua y comida para que no me muriese de asco. Tiene muchísimos antecedentes penales, bueno, tenía, su muerte no es más que un alivio para toda la humanidad.

–Lo sé –se limitó a contestar.

–Recuerda que él era el que llevaba la pistola, que él disparó a Azor en primer lugar. Tanto sus intenciones como las tuyas quedarán muy claras ante el juez. ¿Cuándo tienes que ir a declarar?

–Aún no lo sé. Me han dicho que pronto me llegará a casa una notificación.

–¿No has dicho que Joan trabaja en el bufete de tu padre?

–Sí, es el especialista en Derecho Penal de su bufete.

Por eso, él sabrá cómo ayudarte y yo declararé a tu favor si hace falta.

–No creo que te pidan declarar por ahora. La policía no ha mencionado nada del secuestro.

–Pero el secuestro es la clave de todo lo que pasó. El motivo por el que te viste obligado a acudir a su maldita cita.

–Eso es cierto. Pero no quiero implicarte más en esto.

–Si es necesario lo haré, por ti lo haría mil veces más. Aunque no queramos, ya estoy implicada. Me secuestró a mí, no quieras quitarme ahora el protagonismo que me pertenece –bromeé poco acertadamente.

–Lo siento mucho, Sofía –respondió mostrando el inmenso dolor que le seguía provocando que Ivanov me escogiera como víctima por ser su pareja–. Quiero que te puedas olvidar de todo esto lo antes posible.

–Te ayudaré en lo que sea necesario, declararé si me lo piden y te apoyaré pase lo que pase. Confío en ti y en tu inocencia y no voy a olvidar el hecho de que todo lo que hiciste fue para salvarme la vida.

–Ya, bueno…

–Nadie en su sano juicio pensaría que tu intención era la de matar a Ivanov y, mucho menos, cuando creías que solo él conocía mi paradero en ese momento.

–Tienes razón.

–Pues claro –insistí, manteniendo mi aparente positividad ante la peliaguda situación que Gabriel me estaba planteando.

–Ya me siento mucho mejor, gracias por escucharme. Ojalá mis padres se lo hubieran tomado tan bien como tú.

–Es normal, te quieren demasiado y tienen miedo de lo que pueda pasarte. Gracias por ser sincero conmigo… Perdona, Dana me está reclamando, creo que se está haciendo pis –aseguré mientras intentaba librarme de las patas de la pastora belga que Gabriel me había regalado en verano.

–De acuerdo, luego hablamos –afirmó antes de colgar la llamada.

Por fin pude soltar las lágrimas que me ahogaban el alma. Gabriel se enfrentaba a un cargo de homicidio y, de nuevo, el tipo del abrigo gris era el responsable de su desgracia. Durante la conversación con mi ángel, me esforcé en mantener la calma y el optimismo, no podía asustarle más de lo que ya estaba. Si no convencía al juez de su inocencia, o se ponía nervioso durante el interrogatorio, podría acabar en la cárcel. GABRIEL EN LA CÁRCEL. Eso no podía suceder, no merecía algo así, Gabriel no.

Como casi todos los sábados por la noche, quedamos para salir con mis dos mejores amigas. Alina continuaba su idílica relación a distancia con el chico que había conocido en Francia y Emma, finalmente, se había atrevido a pedirle salir al compañero de trabajo del parque acuático, recibiendo un satisfactorio “sí” como respuesta. Gracias a ello, aquel día nuestro grupo estuvo formado por cinco personas; tres de ellas felices y ajenas a la desgracia y las otras dos procurando ocultar su preocupación. Si hay algo que me resulte francamente difícil es aparentar jovialidad cuando la tristeza me está devorando por dentro.

Cuando llegamos al disco-bar de Predeal que solíamos frecuentar los fines de semana, un pub con espacio suficiente para bailar, pero también con una zona de confortables sillones tapizados, Gabriel y yo nos retiramos del grupo. Utilicé la excusa de que había comenzado con el período esa misma tarde para que pudiéramos sentarnos los dos solos; en realidad, ambos preferíamos pasar la noche tranquilos. Hablamos de nuestro viaje a Valencia y de las travesuras de Dana, que se estaba convirtiendo en un animal grande y fuerte, pero ninguno de los dos se atrevió a mencionar a la policía, a Ivanov o al juez, por miedo a hacerle daño al otro.

La mañana del lunes quince de octubre, mientras me encontraba en el instituto, repitiendo mis clases de último curso de Liceu –por haber faltado parte del invierno y de la primavera anteriores– el cartero entregó a mi madre un documento certificado a mi nombre, proveniente de un juzgado de Bucarest. Aunque ella abrió la carta de inmediato, decidió no decirme nada al respecto hasta que llegara a casa.

Sobre las dos y media de la tarde, mi hermana Rebeca, que acababa de cumplir quince años, bajaba conmigo del autobús escolar en la parada de enfrente de mi casa. La jornada lectiva había resultado agotadora para ambas. Cuando Rebeca y yo entramos en casa, mi madre estaba sentada en el sillón del salón, con un rictus de preocupación en su rostro.

–Hola, mamá –saludamos al unísono Rebeca y yo, mientras nos aproximábamos a ella para darle un beso.

–Hola, hijas –se limitó a decir, manteniendo su semblante serio.

–¿Qué pasa? –Interrogué algo preocupada.

–Ha llegado una carta del juzgado –anunció mientras se levantaba del sillón para ir a buscarla a una de las repisas del mueble–. Es para ti, Sofía. Es sobre el secuestro, cielo –añadió temerosa.

–Pero ¿de qué? –Pregunté atónita.

–Esperaba que no tuvieras que pasar por esto; pero han detenido al secuestrador, hija.

–Eso no puede ser; está muerto –aseguré sin reflexionar lo más mínimo mis palabras.

Aquí dice que tienes que ir a una rueda de reconocimiento y declarar ante un juez todo lo que le contaste a la policía cuando estabas en el hospital de Hungría.

Mi madre había contestado sin escuchar mis palabras, absorta en sus propios miedos y en su evidente preocupación. Rebeca, sin embargo, me miraba atónita. Negué levemente con la cabeza, rogando cautela a mi hermana pequeña, y después me dirigí de nuevo a mi madre:

–Es mucho mejor que lo hayan detenido, así no secuestrará a nadie más –afirmé obviando lo que acababa de decir.

Hasta el momento, mi madre desconocía el hecho de que hubiera más de un secuestrador, –así como la reciente acusación contra Gabriel– de modo que opté por guardar silencio y meditar mejor mis palabras antes de “soltar la lengua”. Gabriel estaba implicado en el caso y mi imprudencia podría complicar las cosas aún más.

–Te citan a la rueda de reconocimiento para el jueves a las diez de la mañana. No te preocupes, ya está detenido y en prisión preventiva. He llamado a la comisaría para preguntar.

–Mamá, no te preocupes –dije mientras frotaba suavemente su brazo con la mano–. Estoy bien. Tiene que pagar lo que ha hecho. Iré para identificarle y declararé lo que me pregunten, espero que pase muchos años entre rejas.

–Yo también –contestó mi madre afligida.

Mi madre dedicó aquella tarde a buscar un buen abogado para mí, mientras yo intentaba averiguar a través de internet algo sobre el secuestrador al que había atrapado la policía. Sin embargo, los agentes habían sido muy cautelosos con respecto a la detención –seguramente, de mi segundo captor. La gravedad del caso y, sobre todo, la necesidad de resguardar su identidad hasta que yo la confirmara, debieron provocar la mantención del caso en estricto secreto–. Estaba segura de que la policía había localizado al tipo gordo y moreno que me había trasladado al edificio de Hungría, del que logré escapar con ayuda del espíritu de Jorge.

Me encontraba estudiando Filosofía cuando Gabriel me llamó por teléfono. Con toda la naturalidad de la que fui capaz, le expliqué a mi ángel que había recibido una notificación para asistir a una rueda de reconocimiento de mi segundo secuestrador, al que acababa de detener la policía. También le trasladé la preocupación –por supuesto, sin quererlo– que me provocaba tener que detallar en un juicio lo sucedido durante los días que permanecí secuestrada por Ivanov y su secuaz. Apenas habían pasado dos meses desde mi huida del edificio húngaro y mis cicatrices emocionales ya eran casi inexistentes. Estuve encerrada en dos pisos diferentes sin apenas comida ni agua; aunque, para ser sincera, el trato hacia mi persona no había sido tan terrible como cabría esperar de semejantes individuos. No temía que me volviera a suceder algo parecido porque sabía que Ivanov estaba muerto y que el tipo moreno sólo seguía sus instrucciones. Esa certeza mantenía mi salud mental en niveles aceptables y me permitía llevar una vida normal. No me sentía tan relajada con respecto a mi declaración ante el juez, especialmente en lo concerniente a los detalles sobre cómo logré escapar del edificio húngaro, teniendo en cuenta que estaba completamente sola, encerrada en una de las habitaciones.

Gabriel me animó a enfrentarme a la rueda de reconocimiento, además de recordarme que, en mi caso, el juez estaría predispuesto a creerme por declarar en calidad de víctima. Aquella tarde, también me confesó que llevaba más de un mes intentado eludir una peligrosa conversación con sus padres: necesitaban saber porqué había sacado treinta mil euros de su cuenta de ahorro, qué había hecho con ellos y, muy especialmente, cómo se había atrevido a falsificar sus firmas para conseguirlos.

¿Quieres seguir leyendo?


 

Sofía (trilogía Inger. Tercera parte) Ficha técnica.

  • TÍTULO: Sofía ( trilogía Inger)
  • Autor: Vanesa Paredes González
  • Editorial: Editorial SG
  • Primera edición: diciembre de 2021
  • Número de páginas: 196.
  • ISBN: 9788418519079
  • Puntos de venta: todas las librerías de España (distribuido por Azeta) y web editorial SG

Qué tipo de redacción literaria vende más y por qué.

 

Si eres lector habitual te habrás dado cuenta de que la literatura actual tiene poco que ver con los grandes clásicos de siglos pasados. Si eres escritor, necesitas ser consciente de lo que un lector de la Era digital busca en un libro. Este post te ayudará a descubrirlo.

 

  • Tramas que enganchen desde la primera página y, por tanto, con giros inesperados o plot twist.
  • Leguaje claro y directo y, a ser posible, sencillo. Las frases cortas de estilo directo triunfan. Las frases enrevesadas, excesivamente largas o subordinadas les resultan tediosas y poco comprensibles.
  • Mucha acción, abundancia de diálogo y las descripciones mínimas para situarse en la escena.
  • Capítulos cortos (de entre 3 y 9 páginas) para poder leerlos entre sus tareas diarias o mientras viajan en el transporte público (odian tener que dejar a medias un capítulo).

No son pocas las veces que en las reseñas de Bookstagramers donde recomiendan el libro a sus seguidores se pueden leer frases como: «Me ha enganchado desde el principio» «Me ha gustado muchísimo porque no podía parar de leer» «Me encantó el plot twist del final, porque no lo vi venir» «Tiene las descripciones justas para crear el ambiente» «Los capítulos son cortos, por lo que se leen rápido.» «El libro me ha durando apenas tres días.»

Todo esto se debe a que vivimos en lo que llamo «La Era de la Inmediatez», es decir, lo quiero TODO y lo quiero YA. Esto es consecuencia de nuestra actual «vida digital» donde los vídeos con colores visualmente atractivos, divertidos y breves toman el protagonismo, donde nos lo dan todo hecho y nos convertimos en meros observadores con escaso tiempo para reflexionar, organizar o discernir, simplemente miramos. Este hecho irrefutable, trasladado a la literatura, da lugar a la «literatura de la inmediatez» cuyas características principales tienes resumidas en los cuatro puntos anteriores. Por tanto, si quieres vender, que recomienden tus libros y que no los abandonen a medias deben priorizar estas premisas.

Si te das cuenta, autores Best Seller como Leigh Bardugo a nivel internacional o Javier Castillo en España, escriben sus novelas con este estilo literario. Los libros clásicos del tipo de Cumbres Borrascosas o Guerra y paz, a menudo son tachados de «lentos» o «enrevesados» (y abandonados) precisamente porque en ellos abundan extensas descripciones y gran cantidad de frases muy largas y subordinadas. El lector actual busca diversión, sorpresa, sencillez: lo quiere TODO y lo quiere YA.

Si necesitas ayuda u asesoramiento con un manuscrito, no dudes en contactar conmigo:

 

También puedes visitar mis redes sociales:

https://www.instagram.com/vanesa_paredes_escritora/

https://www.facebook.com/VanesaParedesEscritora/

 

Autores que firman en la Feria del Libro de Madrid 2021 que no te puedes perder.

 

Nando López 

Autor de La edad de la ira.

  • Sábado 18 de septiembre Caseta 263 Grupo SM. de 18 a 21 H.
  • Domingo 19 de septiembre Caseta 296 Librería Serendipias. De 19 a 21 horas.

Miguel Conde-Lobato

Estará firmando ejemplares de su última novela La congregación.

  • Jueves 23 de septiembre Caseta 42 Librería Pasajes. De 18 a 21 H.

Victoria Vílchez

Autora de Solo tres citas y Cada estrella de mi cielo.

  • Domingo 19 de septiembre Caseta 279. De 11 a 12.30H
  • Sábado 25 de septiembre Caseta 171. De 18 a 19.30 H

Francisco de Paula (Blue Jeans)

Autor de novelas como La chica invisible o El puzle de cristal entre otras muchas. 

  • Viernes 17 de septiembre. Caseta 83 El Corte Inglés. De 19 a 21 H.
  • Sábado 18 de septiembre. Caseta 52 Librería Reno. De 12 a 14 H.

Arturo Pérez-Reverte

Con su última novela Línea de fuego.

  • Domingo 26 de septiembre Caseta 150. de 11 a 14 H.

Elisabet Benavent (Beta coqueta)

Autora de Un cuento perfecto y El arte de engañar al karma.

  • Sábado 25 de septiembre. Carpa de firmas de la feria. De 17 a 20 H.

Miguel Gane 

Autor de los poemarios Con tal de verte volar y Ahora que ya bailas.

  • Jueves 23 de septiembre. Caseta 64 Librería Ciento Volando. De 19 a 21H.
  • Viernes 17 de septiembre. Caseta 83/84 de El Corte Inglés. De 19 a 21 H.

Alice Kellen 

Autora de Las alas de Sophie y Nosotros en la luna, entre muchas otras novelas.

  • Viernes 17 de septiembre. Caseta 64 Librería Ciento Volando. De 19 a 21 H.
  • Sábado 18 de septiembre. Caseta 60 Librería Nebli. De 19 a 21 H.
  • Domingo 19 de septiembre. Caseta 32 FNAC. De 17 a 20.30H.

Sara Búho

Autora de los poemarios La ataraxia del corazón y La inercia del silencio.

  • Sábado 18 de septiembre. Caseta 99 Geoplaneta/Zenith. De 19:15 a 20:30H.
  • Domingo 19 de septiembre. Caseta 80 Panta Rhei. De 13 a 15 H.

Otros autores que, quizá no sean tan famosos, a los que merece la pena conocer: 

Luis Miguel Del Saz

Autor de Infierno invisible. 

  • Viernes 24 de septiembre. Caseta Entre líneas editores. De 12 a 14 H

Milagros López 

Autora de MM2033: casi una distopía. 

  • Domingo 19 de septiembre. Caseta 219 Editorial Verbum. De 12 a 13 H.